Tratamiento láser de cicatrices, estrías y secuelas de acné

Home / Tratamiento láser de cicatrices, estrías y secuelas de acné

En el Instituto Universitario Dexeus de Barcelona disponemos actualmente de una plataforma láser – IPL capaz de tratar de forma eficaz cicatrices, estrías y secuelas de acné.

Cicatriz es la señal que queda en los tejidos de la piel después de curada una herida traumática, secuela de enfermedades de la piel o en algunos casos tras sufrir acné severo. Estas señales pueden ser temporales o permanentes en el tiempo en función de la profundidad de la herida resultando más o menos antiestética en función de la forma, tamaño y ubicación de la misma.

Estrías son señales antiestéticas debidas a rotura de las fibras elásticas de la dermis que aparecen con frecuencia en relación a distensión rápida de la piel como puede ser el embarazo o el crecimiento y su ubicación más frecuente es el abdomen, muslos y mamás.

Afortunadamente, en la actualidad disponemos de tecnologías eficaces y efectivas para atenuar las cicatrices y estrías cómo el láser fraccionado 1540. El láser Fraccionado 1540 constituye una revolucionaria novedad en remodelación cutánea, ya que siendo una técnica no agresiva permite eliminar el colágeno deteriorado de nuestra piel y estimular la formación de colágeno nuevo.

Nuestro láser permite el tratamiento de estrías y cicatrices de acné o de otra etiología de forma eficaz y segura. Para obtener resultados óptimos suelen ser necesarias 4-5 sesiones, realizadas con un intervalo de 3 o 4 semanas en las cicatrices y de 4 a 6 semanas en las estrías.

Los resultados de esta técnica se empiezan a observar a partir del primer tratamiento. Sucesivos tratamientos incrementan de forma exponencial la mejoría del problema a tratar.

El grado de satisfacción de los pacientes es muy alto ya que además de mejorar un problema en concreto, como las cicatrices, induce la formación de colágeno nuevo lo cual trae añadido una piel de mejor calidad y con menos imperfecciones.

Aunque el tratamiento es muy eficaz para la atenuación de cicatrices tanto nuevas como antiguas no lo recomendamos en pacientes con historia de cicatriz hipertrófica o queloidea. Las cicatrices queloideas e hipertróficas son cicatrices abultadas, rojas y en ocasiones dolorosas. La diferencia entre la cicatriz hipertrófica y la queloidea son sobretodo la extensión de las mismas y la tendencia o no a mejorar. En el caso de las cicatrices hipertrófica nos encontramos con cicatrices feas, rojas y abultadas pero que se limitan en su extensión a la zona donde teníamos la herida y con el tiempo mejoran aunque de forma muy lenta. Los queloides se extienden por fuera de la herida original y no tienen tendencia a mejorar. En estos caso el láser no es la mejor opción pudiendo incluso estimular el crecimiento de la cicatriz. En estos casos recomendamos otros tratamientos como puede ser los parches de silicona, triamcinolona intralesional, extirpación de la cicatriz + radioterapia o exéresis de la cicatriz + imiquimod.

Como conclusión podemos decir que actualmente contamos un láser fraccionado capaz de tratar de forma eficaz las estrías, las secuelas de acné las y cicatrices dehiscentes actuando sobe el colágeno de la dermis de manera que las señales son mucho menos visibles. La gran ventaja de este láser es la seguridad y poca agresión sobre la piel sana pudiendo reincorporarse de forma inmediata a su vida laboral.