Hiperhidrosis Axilar con Láser

Home / Medicina Estética / Hiperhidrosis Axilar con Láser

El tratamiento de la hiperhidrosis axilar mediante LÁSER es un método MODERNO, RÁPIDO y POCO AGRESIVO consistente en la eliminación de las glándulas sudoríparas productoras del sudor en la axila mediante el paso repetido en el tejido subcutáneo de la cánula del LIPOLASER, con la que se destruyen por calor el exceso de glándulas.

 

La fibra óptica del láser ASPIRE de PALOMAR introducida por una mínima incisión en una lado de la axila va produciendo un calor continuo mediante la energía del láser de doble longitud de onda destruyendo las glándulas que se sitúan por debajo de la piel.

 

Es una mini-intervención que se puede realizar bajo anestesia local en la que por una incisión de pocos milímetros  se introduce la cánula del Lipoláser y se hacen varias pasadas bajo la piel de la axila.

 

La recuperación es muy rápida y apenas dolorosa, con lo que la introducción a la vida social es casi inmediata.

 

Este tipo de tratamiento reciente y  poco conocido pero seguramente con el tiempo podrá a llegar a sustituir a otros tratamientos utilizados para la hiperhidrosis axilar ya que los RESULTADOS SON EFECTIVOS y DURADEROS.

Preguntas frecuentes sobre el tratamiento láser para la sudoración excesiva o hiperhidrosis axilar

¿Este tratamiento requiere ingreso hospitalario?
No. Aunque el procedimiento se realiza en quirófano se realiza habitualmente con anestesia local y de forma ambulatoria. Una vez acabado el procedimiento el paciente puede marcharse.
¿Puedo reincorporarme a mi vida normal de forma inmediata?
No. Recomendamos que el mismo día del procedimiento estés en casa tranquilo. A partir del día siguiente ya puedes reincorporarte a tu rutina habitual pero es preferible no realizar ejercicio fuerte durante la primera semana.
¿Qué curas y revisiones precisa este tratamiento?
Durante los primeros días debes limpiar la zona con agua y jabón igual que siempre y aplicar betadine cada 12 h. Habitualmente realizamos un control a la semana y a los dos meses.
¿Este procedimiento es definitivo?
Si. Es definitivo porque actúa destruyendo las glándulas sudoríparas causantes del sudor. En alguna ocasión persiste una ligera sudoración que puede ser tratada de nuevo aunque no es lo habitual.