Hilos Japoneses

Home / Medicina Estética / Hilos Japoneses

El tratamiento con hilos japoneses es una técnica de rejuvenecimiento facial para prevenir y tratar la flacidez. Es una técnica que consiste en la inserción de hilos reabsorbibles de polidioxanona o ácido poliláctico a nivel subdérmico en cara y/o cuello.

Su objetivo es la reestructuración y elevación de los contornos faciales y se produce gracias a la formación de colágeno y de fibroblastos .

Es un tratamiento efectivo, seguro , rápido e indoloro.

Procedimiento de los hilos tensores, hilos mágicos o hilos japoneses

En primer lugar se hace un diseño del tratamiento que queremos realizar, dibujando en tu piel la dirección en la que colocaremos los hilos de tensado. Aplicándote crema anestésica 30 – 45 minutos antes de iniciar la sesión.

Se procede a limpiar la zona a tratar y se aplica un antiséptico.

Los hilos mágicos se distribuyen con una aguja fina que sirve de guía a nivel del tejido subdérmico ( por debajo de la dermis ) y de forma uniforme. Se insertan entre 10 y 20 hilos provistos de pequeñas espículas (en forma de espiga) que les permite anclarse en el tejido que se implantan sin otros anclajes ni suturas, de forma muy sencilla y rápida. Existen varios grosores y longitudes para que el especialista escoja el más adecuado a cada caso y circunstancia.

No tienen capacidad de producir alergias ni mecanismos de autoinmunidad. No deja señales o marcas. No requiere cortes ni suturas. No produce intolerancias y la reacción inflamatoria es mínima. Los efectos adversos (edema, eritema y hematoma), que son mínimos, pueden durar unas horas y permiten el maquillaje al día siguiente.

A los tres meses se hace una revaloración y en ocasiones se reinsertan algunos hilos más.

Se pueden hacer retoques y tratar de nuevo, según la evolución del paciente.

El procedimiento requiere conocimientos médicos específicos por lo que debe ser realizado por un profesional formado en la técnica.

Resultados

Como los hilos mágicos no realizan un efecto mecánico, los resultados son progresivos y naturales, en armonía con la fisonomía del paciente. Se puede ver el efecto a las tres semanas, mejorando continuamente y alcanza el efecto máximo aproximadamente a los 3 meses. El resultado tiene una duración de hasta 18 meses. El rostro adquiere un aspecto más descansado, sin cambios artificiales.

Ventajas

No existen alergias ni rechazos.

Indetectable a la palpación y la vista.

Desde su aplicación se puede observar el resultado natural y en armonía con la fisonomía..

Sin sangrado y sin cicatrices, los hilos de PDO no presentan artefactos de anclaje, ni tienen que ser suturados.

Son reabsorbibles y biocompatibles.

El procedimiento es rápido e indoloro y podrás incorporarte a tu vida habitual de forma inmediata.

Realizan una proyección dimensional, sin añadir volumen.

No requiere incisiones ni cortes, no tiene que ser suturado, evitando desgarros, sangrado, cicatrices, complicaciones y alergias.

Es compatible con otros tratamientos médico-estéticos.

No existe ningún problema con repetir el tratamiento en el tiempo.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios son mínimos: edema, enrojecimiento o algún hematoma, que desaparecen al poco tiempo. Los pacientes pueden incorporarse inmediatamente a su actividad habitual.

Preguntas frecuentes sobre los hilos tensores o hilos japoneses

¿Cuánto tiempo se tarda en realizar el procedimiento?
Hay que destacar que se trata de un procedimiento rápido e indoloro con una duración de 20-30 minutos, donde el paciente puede incorporarse a su vida habitual de forma inmediata.
¿Qué resultados se obtienen?
Los resultados son naturales y progresivos, y el efecto puede observarse a las tres semanas, mejorando continuamente hasta alcanzar los tres meses.

Los hilos se reabsorben en 6 meses aproximadamente y el resultado tiene una duración de unos 12-18 meses.

Mejoran zonas localizadas como los surcos nasogenianos, líneas de marioneta, arrugas peri-bucales y arrugas peri-orales.

¿Para quién está indicado?
Personas a partir de los 35-40 años con cierto grado de flacidez o piel descolgada, en parte o la totalidad del rostro. También es muy eficaz como tratamiento preventivo. Dado que es un tratamiento biológico autoinducido, las pieles jóvenes responden mejor que las de personas mayores, debido a la mayor capacidad de respuesta de los fibroblastos (o células productoras de colágeno).
¿Tiene contraindicaciones?
Pocas; la existencia de infecciones o inflamaciones, enfermedades sistémicas autoinmunes y los pacientes anticoagulados
¿Es comparable su efecto a un lifting quirúrgico tradicional?
Aunque se le llama lifting no quirúrgico su efecto no es comparable. La indicación es diferente . Es más bien una alternativa para “prevenir”, “reparar”, y “mejorar” la flacidez gravitacional y retrasar durante años un lifting quirúrgico.
¿Puedo repetir el tratamiento cuando sus efectos desaparezcan?
Por supuesto que sí, no existe inconveniente alguno para un segundo y o tercer tratamiento cuando sea necesario.
¿Por qué se les llama hilos mágicos?La razón por la que los llaman “hilos mágicos” deriva de la auténtica innovación que representan con respecto al resto de hilos tensores: el material del que están fabricados crea tejido de soporte de forma natural por la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado, que tensan y redensifican la piel.
La razón por la que los llaman “hilos mágicos” deriva de la auténtica innovación que representan con respecto al resto de hilos tensores: el material del que están fabricados crea tejido de soporte de forma natural por la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado, que tensan y redensifican la piel.