Reconstrucción Mamaria

Home / Cirugía Reparadora Mamaria / Reconstrucción Mamaria

El cáncer de mama sigue siendo, hoy día, uno de los más frecuentes en las mujeres de nuestra sociedad. Para la mujer no es sólo una terrible enfermedad sino que muy frecuentemente, como parte del tratamiento, conlleva la mastectomía o extirpación de la mama. Por tanto, la mujer deberá enfrentarse al cáncer de mama y a la pérdida de un seno, o que es lo mismo, a la pérdida de parte de su feminidad.

La reconstrucción mamaria muchas veces significa un paso primordial hacia la normalidad, no sólo restituye un órgano perdido, sino que ayuda a recobrar la feminidad perdida y contribuye a olvidar la terrible lucha que se ha llevado contra la enfermedad. No interfiere ni en el tratamiento ni en el control de las pacientes, la prueba de ello es que cada día son más los oncólogos que recomiendan la reconstrucción mamaria. El objetivo del cirujano plástico es crear un nuevo pecho, lo más parecido a una mama natural. Para ello, a lo largo de los años, y a medida que iban avanzando las técnicas quirúrgicas y los conocimientos anatómicos, han ido apareciendo técnicas que permiten reconstrucciones de mayor calidad y más fisiológicas.

Técnicas de reconstrucción mamaria

1.Cirugía de reconstrucción mamaria con Implantes

1.1.Prótesis directas
Este tipo de reconstrucción de colocación de prótesis directa solo se puede realizar en los casos de mastectomía con conservación de la piel y reconstrucción inmediata.

La Reconstrucción inmediata con una Prótesis directa detrás del músculo pectoral mayor necesita una mastectomía previa que conserve piel, y cuando esto es posible, es el procedimiento ideal dentro de la línea de reconstrucción con implantes.

Se ha podido desarrollar gracias a la unión de tres nuevos conceptos:

  1. Piel suficiente para la reconstrucción al realizarse una Mastectomía ahorradora de piel.
  2. Prótesis de gel cohesivo de silicona con Extraproyección, que mantienen la forma y reproducen a la mama extirpada.
  3. Inserción de la prótesis en un doble plano, submuscular y subcutáneo, lo que mantiene la forma sin aplastarse, y admite la radioterapia posterior si fuera necesaria.

Con frecuencia utilizamos una malla de tejido  que permite cubrir la prótesis al suturarlo al músculo pectoral ( quedaría la prótesis en un plano subpectoral + malla en el polo inferior ) .Con esta técnica rebajamos el índice de algunas complicaciones que se dan en la reconstrucción con prótesis directa.

La Prótesis en sí ya consigue un efecto de expansión instantáneo, por lo que aporta claras ventajas sobre los expansores, que necesitarán más manipulaciones y más consultas.

1.2. Expansores
La expansión tisular es la técnica más frecuente en la reconstrucción diferida, y se utiliza en la RMI cuando no se puede realizar una conservación adecuada de piel o cuando la mama es muy pequeña y tras la extirpación de la areola-pezón no queda suficiente piel para colocar una prótesis directa, y es necesaria obtenerla mediante el dispositivo de expansión (un balón inflable de silicona), después de los tratamientos complementarios.

Se completa la expansión infiltrando periódicamente la válvula subcutánea con suero salino cada 3- 4  semanas, y tras otros 2 o 6 meses, se sustituye por la prótesis definitiva en una nueva intervención quirúrgica. Algunos expansores son mixtos, y actúan como expansores y como prótesis definitivas: son los Expansores-prótesis o Prótesis-expansores. No necesitan ser sustituidos.

1.3. Reconstrucción mediante tejido autólogo + prótesis
a. Reconstrucción mediante colgajo dorsal ancho+ prótesis. En este caso la reconstrucción se realiza con piel y músculo procedente de la espalda (músculo dorsal ancho o latisimus dorsi). El colgajo se compone de piel y grasa de la parte superior de la espalda, así́ como del músculo dorsal ancho y de los vasos sanguíneos que lo nutren (pedículo vascular). Se pasa por debajo de la piel de la axila hasta la parte delantera del tórax para recrear la mama. Se utiliza en pacientes en las que no se puede realizar una reconstrucción mediante tejido abdominal ni se puede realizar una reconstrucción mediante expansión o prótesis.  (Pacientes con afectación de la piel del tórax por radioterapia etc.).

Ventajas: En un solo tiempo quirúrgico se puede realizar la reconstrucción.

Desventajas: Algunas mujeres pueden padecer debilidad en la espalda, el hombro o el brazo después de esta cirugía al utilizar el músculo dorsal ancho para la reconstrucción.

Este procedimiento dejará una larga cicatriz en la mitad de la espalda de donde se extrae el colgajo. Generalmente esta cicatriz puede ser ocultada con el sujetador o con la ropa interior.

b. Reconstrucción mediante colgajo toracolateral + prótesis. Se trata de un procedimiento  sencillo y eficaz  basado en el uso de un colgajo fasciocutanio, de la región toracolateral, con base y punto de rotación en el que será el surco submamario .Es un colgajo muy  seguro  que aporta una gran cantidad de tejido y que puede emplearse en aquellos casos en los que la piel es insuficiente para Ya introducción de la prótesis directa y por las condiciones de la paciente no se puede realizar un procedimiento más complejo ni interesa realizarlo en dos tiempos quirúrgicos ( persona mayor etc.).  Permite  conseguir una mama de tamaño moderado.

2.Cirugía de reconstrucción mamaria con tejido propio (tejidos autólogos)

Los Colgajos o tejidos propios son un grupo de procedimientos quirúrgicos reconstructivos que constituyen una alternativa al uso de los diferentes tipos de implantes, y consisten en la obtención de una mezcla de piel y otros tejidos tomados de otra parte del organismo, como la espalda, el abdomen o los glúteos, para formar una nueva mama.

Tienen el inconveniente de dejar cicatrices residuales en las “zonas donantes de extracción”, y en ocasiones, posibles alteraciones en la forma o en la función.

Cuando se utilizan técnicas de Microcirugía, estamos ante los “Colgajos Libres o Microquirúrgicos”, que son tejidos propios del organismo, procedentes del abdomen, muslos o glúteos, que se desconectan provisionalmente de su riego vascular, se trasplantan al tórax para formar la nueva mama, y se reconectan a los vasos sanguíneos de la región receptora. Como necesitan una disección muy meticulosa, utilizan instrumental de precisión y tamaño reducido, suturas muy finas, e instrumentos de magnificación como microscopios o gafas lupa.

Ya sean transferencias de tejidos con o sin microcirugía, son técnicas más complejas y de más larga duración que las realizadas con implantes y además añaden las cicatrices de las zonas de donde se extraen. También, el período de recuperación se prolonga, pero el resultado suele ser más natural, y no hay que preocuparse por la tolerancia a un implante de silicona.

En general, los colgajos actúan como el resto del tejido de su cuerpo. Aumentan o disminuye de volumen si el portador aumenta o baja  de peso. A diferencia de los implantes, no debe preocuparse por su reemplazo o ruptura.

Estos procedimientos tienen su utilidad principalmente en aquellas pacientes en las que la piel torácica residual después de la mastectomía es de insuficiente calidad, ha sufrido radioterapia o, sencillamente, la paciente no desea utilizar prótesis mamaria en la reconstrucción.

2.1.Reconstrucción de mama con colgajo latissimus dorsi (dorsal ancho)
En este caso la reconstrucción se realiza con piel y músculo procedente de la espalda. El colgajo se compone de piel y grasa de la parte superior de la espalda, así́ como del músculo dorsal ancho y de los vasos sanguíneos que lo nutren (pedículo vascular). Se pasa por debajo de la piel de la axila hasta la parte delantera del tórax para recrear la mama.

Esta técnica conlleva más tiempo quirúrgico que la utilización de implantes mamarios, pero generalmente consigue un resultado estético muy natural.

En ocasiones como en otros tipos de reconstrucción puede realizarse lipofilling (Injerto de tejido graso obtenido de la espalda) en otros tiempos quirúrgicos para mejorar su aspecto.

Aunque no es común, algunas mujeres pueden padecer debilidad en la espalda, el hombro o el brazo después de esta cirugía al utilizar el músculo dorsal ancho para la reconstrucción.

Debe tener en cuenta que este procedimiento dejara una larga cicatriz en la mitad de la espalda de donde se extrae el colgajo. Generalmente esta cicatriz puede ser ocultada con el sujetador o con la ropa interior.

Este colgajo esta especialmente indicado en pacientes irradiadas que no necesitan gran cantidad de tejido para la reconstrucción mamaria, y en las que el tejido abdominal no es adecuado para realizar la reconstrucción.

2.2.Reconstrucción con colgajos de la región abdominal
El tejido dermograso de la región abdominal inferior es un tejido ideal para la reconstrucción mamaria. Estos colgajos permiten aportar gran cantidad de tejido para la reconstrucción y ofrecen un resultado natural en cuanto a forma y textura de la mama recreada. La cicatriz que queda en el abdomen es similar a la de una abdominoplastia, con la ventaja cosmética añadida de retirar el tejido excedente de la región abdominal, remodelando la silueta.

Entre los colgajos que utilizan tejido de la región abdominal, se encuentran:

a) Colgajo DIEP: Técnica de reconstrucción mamaria, que permite trasplantar únicamente la piel y grasa del abdomen que tenemos en exceso sin alterar la función muscular de la zona. La vascularización del tejido trasplantado se realiza mediante unos vasos muy pequeños llamados perforantes del sistema epigástrico inferior profundo. Técnicamente es un procedimiento complejo para el cirujano ya que la disección del colgajo es extremadamente precisa y meticulosa para lograr el mejor resultado estético con las mínimas secuelas funcionales. Se precisan técnicas de microcirugía para la disección y para la anastomosis vascular del colgajo a los de la región torácica. es por tanto, lo que se llama un colgajo libre, es decir, un colgajo que se desconecta temporalmente de su vascularización original para ser trasplantado al tórax y recrear la mama, siendo necesario suturar de nuevo la arteria y vena que nutren al colgajo a vasos cercanos de la región torácica para restablecer el flujo sanguíneo y la vascularización que permite que sobreviva el colgajo.

Es un colgajo ideal en mujeres que requieren una reconstrucción de mama y tienen un exceso de tejido abdominal .

b) Colgajo SIEA, utiliza el mismo tejido que el colgajo DIEP para la reconstrucción mamaria con la diferencia de basar la vascularización del colgajo en los vasos epigástricos inferiores superficiales. Tiene la ventaja de ser la técnica menos invasiva y la que menos morbilidad ocasiona a la paciente al no tener que abrir la fascia abdominal para buscar los vasos del sistema profundo. El único inconveniente que tiene es que no todas las pacientes tienen un sistema superficial adecuado para poder realizar este colgajo.

c) Colgajo TRAM, utiliza piel, grasa y una porción de músculo de la región abdominal inferior junto con los vasos que irrigan este tejido para la reconstrucción de la mama. Al utilizar componente muscular, pueden presentarse problemas en el sitio de donde se extrae el colgajo, tal como hernias abdominales o debilidad de la pared abdominal. Existen dos tipos de colgajo TRAM:

TRAM pediculado: el colgajo no se desconecta de su suministro de sangre original, movilizándose por debajo de la piel desde la porción inferior del abdomen hacia el tórax. Es mucho más lesivo para la paciente ya que el sacrificio muscular es mucho mayor.

TRAM libre: el colgajo se desconecta de su suministro de sangre original y se trasplanta al tórax realizando conexiones vasculares de los pequeños vasos que nutren al colgajo con vasos de la región torácica.

Cualquiera de los colgajos de la región abdominal inferior pueden conseguir resultados estéticos muy buenos en reconstrucción mamaria.

Cuando están indicados los colgajos de la pared abdominal por requerir tejidos autólogos y disponer de cierto exceso en pared abdominal es preferible  el colgajo SIEA o DIEP al ser procedimientos menos invasivos que no interfieren con la función muscular de la pared abdominal.

Desventajas de estas técnicas de reconstrucción mamaria:

• Son intervenciones de mayor complejidad y envergadura que el uso de implantes mamarios, por lo que conlleva un mayor tiempo quirúrgico, una mayor estancia hospitalaria y un periodo de recuperación postoperatorio más prolongado.

• Tendrá́ cicatrices añadidas en la mama, alrededor del ombligo y en la porción inferior del abdomen.

• Puede que quede debilidad muscular de la pared abdominal si el músculo es utilizado para la reconstrucción mamaria ( colgajo TRAM).

• En ocasiones no es posible utilizar el tejido de la región abdominal porque está dañado por cicatrices de cirugías previas, porque simplemente no hay suficiente cantidad en pacientes delgadas para reconstruir la mama, o porque hay alto riesgo de fracaso del colgajo en pacientes fumadoras o con problemas de vascularización.

• En ocasiones aun pudiendo utilizar la piel y grasa del abdomen es preferible no hacerlo porque la paciente tiene un abdomen bonito y no desea estropearlo con cicatrices extras .

Ventajas:

• No requiere la utilización de prótesis.

• Se consiguen resultados muy buenos y naturales en cuanto a aspecto, tacto y caída de la mama reconstruida, ofreciendo resultados estables y permanentes en el tiempo, sin problemas en la actividad diaria de las pacientes a largo plazo (sobre todo en los casos en los que los músculo de la pared abdominal quedan intactos).

3.Reconstrucción de mamas con colgajos de otras partes del cuerpo

Si el abdomen no proporciona una fuente adecuada de tejido para la reconstrucción de la mama, puede utilizarse tejido de los glúteos (colgajo SGAP / colgajo IGAP ) o de la cara interna de los muslos para recrear la mama (colgajo TMG / colgajo TUG).

Estos colgajos no son comúnmente utilizados, y se  encontrará que no todos los centros ofrecen estas técnicas.

Estos colgajos suelen utilizarse cuando la paciente desea reconstrucción con tejido propio y no es posible realizar la reconstrucción con tejido abdominal o con tejido de la región dorsal de la espalda porque son personas muy delgadas o porque han tenido alguna cirugía previa que contraindica su uso.

3.1.Colgajo libre de los glúteos
El colgajo libre de los glúteos (glútea artery perforator, GAP) utiliza el tejido de los glúteos para crear la mama. Esta es una opción para las mujeres que no pueden o que no quieren usar las áreas del abdomen debido a delgadez, incisiones previas, colgajo abdominal fallido u otras razones.

La piel, la grasa y los vasos sanguíneos se extraen de los glúteos y se transfieren al área de la mama. Se necesita un microscopio (microcirugía) para conectar los vasos diminutos.

Existen dos tipos de colgajo glúteo:

• SGAP: basado en la arteria glútea superior, que utiliza el tejido de la porción superior del glúteo.

• IGAP: basado en la arteria glútea inferior, que utiliza el tejido de la porción del glúteo próxima al surco inferior.

3.2.Colgajo libre de la cara interna del muslo
El colgajo superior transversal del músculo gracilis o colgajo TUG utiliza el músculo y tejido adiposo que se encuentra en la cara interna del muslo. La piel, el músculo gracilis y los vasos sanguíneos que lo nutren, se extraen y se pasan a la mama. Se usa un microscopio para conectar los di- minutos vasos sanguíneos al nuevo suministro sanguíneo.

Las mujeres con muslos delgados no tienen mucho tejido para recrear la mama. Por lo tanto, las mejores candidatas para este tipo de cirugía son mujeres cuya parte interna de los muslos tiene excedente de tejido que se puede palpar y que necesitan recrear una mama de un tamaño pequeño o mediano.

Tiene la ventaja de que la cicatriz queda en un área fácil de ocultar, aunque a veces se presentan problemas con el proceso de curación y cicatrización de las heridas por la localización. estos problemas suelen ser menores y fáciles de tratar.

4.Reconstrucción de senos después de la mastectomía con transferencia de grasa corporal

Después de una mastectomía o una tumorectomía muchas mujeres prefieren evitar cirugías mayores y existe una técnica que permite reconstruir una mama sin utilizar cirugías agresivas y sin prótesis .

Si se ha sometido a una mastectomía “simple” o “total”, mastectomía radical modificada, mastectomía radical, mastectomía parcial o mastectomía subcutánea (que conserva el pezón), probablemente usted sea buena candidata para esta novedosa técnica de reconstrucción de senos mínimamente invasiva. Después de una mastectomía, lo último que usted desea es otra cirugía mayor.

En comparación con los métodos tradicionales, este no requiere incisiones, ni nuevas cicatrices, ni cuerpos extraños y crea un seno que se siente natural con el beneficio de la liposucción. Además, tendrá mayor sensibilidad que con otras reconstrucciones  en sus senos y pezones.

Aunque desde hace años se utiliza la grasa propia para reconstruir defectos de grasa o para mejorar otras técnicas de reconstrucción mamaria no es hasta hace pocos años cuando se empieza a realizar la reconstrucción entera de la mama solo con injertos de tejido graso . Esta técnica ha sido popularizada por el Dr. Khouri (Cirujano plástico que trabaja en el Miami Breast Center).

Requiere el uso de un aparato externo de vacío llamado BRAVA ( Son  unos cuencos de silicona conectados a un aparato de vacío y aguantados por un sujetador). Este dispositivo se utiliza mientras el paciente duerme unos 30 días previos a la primera cirugía y prepara la mama para la introducción de la grasa creando Tejidos Vascularizado.

La expansión exterior del seno ocurre a través de succión leve y cómoda causada por el BRAVA. Los tejidos y vasos sanguíneos empiezan a expandirse y generar nuevo crecimiento. Las cicatrices comienzan a  relajarse.

La grasa es extraída de diferentes partes del cuerpo por medio de liposucción y estratégicamente se inyecta en el seno. No se realizan incisiones ni cortes. Nuevos vasos sanguíneos se forman alrededor de la nueva grasa depositada resultando en la integración de la grasa.

BRAVA no solo expande la piel desde afuera, sino que también tiene el efecto de regenerar un montículo de seno parecido a un edema por medio de la expansión de tejidos y nervios. BRAVA también aumenta la circulación de la sangre en la cicatriz de la mastectomía y mejora el efecto de la radiación. Esto hace dos cosas importantes, que son exclusivas de esta técnica:

  1.  Crea una matriz vascular adecuada a la que luego se le inyecta la grasa que ha sido extraída por medio de la liposucción.
  2.  Le permite a la paciente tener sensibilidad más normal en sus senos y pezones.
4.1. Intervención micro transferencia de grasa (Injertos de grasa)
.Estos micro-injertos de grasa se cosechan mediante una liposucción suave, de    los muslos o  abdomen   del paciente o de  donde haya grasa de sobra.

La grasa transferida luego sobrevive dentro de esta matriz de tejidos y los pechos  se restauran ‘naturalmente’ en el transcurso de los siguientes tres meses mientras que la paciente recibe el beneficio de la liposucción. Este nuevo pecho se siente  como el propio seno de la paciente pero no contiene tejidos del seno – solo la grasa transferida.

En la actualidad, somos capaces de lograr hasta una pequeña copa A de seno natural llena de su propia grasa con un solo pequeño procedimiento ambulatorio de injerto de grasa. Para llegar a tener tamaños de copa más grandes, el proceso de injerto de grasa, por lo general, debe repetirse entre 2 y 3 veces en el transcurso de un periodo de 2 a 6 meses.

Beneficios de Procedimiento:

· Cirugía ambulatoria sin necesidad de ingreso hospitalario.

· No requiere realizar cicatrices extras.

· No requiere el uso de prótesis.

Los defectos en la reconstrucción mamaria tradicional

La alternativa del implante consiste en colocar una prótesis de silicona debajo del músculo y trae como resultado un pecho  que se siente artificial. Los implantes no son una solución permanente.

La alternativa de cirugía que utiliza como cobertura el músculo abdominal recto transverso (tram flap) consiste en tomar un pedazo de músculo y tejido de la parte posterior del cuerpo o abdomen y utilizarlo para reconstruir el montículo de seno. La cirugía es extensa, requiere incisiones mayores, una recuperación prolongada y puede provocar debilidad de la pared abdominal.

El procedimiento que utiliza como cobertura las perforantes de la epigástrica inferior profunda (DIEP flap) también requiere una larga cirugía con la extracción de grasa y piel abdominal. Aunque este es uno de los procedimientos con los mejores resultados, es imprescindible que el procedimiento lo haga un experto especialista que realice muchos de estos procedimientos de manera rutinaria. De no ser así, el índice de morbilidad, complicaciones y fracasos es muy alto. Este procedimiento  requiere un tiempo prolongado de recuperación y deja secuelas cicatriciales en abdomen.

Este procedimiento innovador es el primero que facilita la reconstrucción de una mama por completo con el uso  de grasa autologa y sin cirugía mayor

El Dr. Khouri ha realizado estudios clínicos para probar la seguridad y eficacia de su procedimiento y ha presentado estos estudios en todas las conferencias médicas importantes del mundo.

Intervenciones de retoque tras la reconstrucción mamaria

Si elige llevar a cabo la reconstrucción mamaria, es normal que se necesite más de una intervención para conseguir el resultado deseado.

Después de la intervención inicial para reconstruir la mama, puede que necesite pasar nuevamente por quirófano para terminar de ajustar el tamaño, forma y medidas de la mama reconstruida o de la contralateral para conseguir una apariencia y simetría adecuadas.

Normalmente estas intervenciones de “retoque” son procedimientos menores (técnicas más sencillas y cortas que la intervención inicial).

Varios ajustes pueden ser necesarios para conseguir un resultado estético satisfactorio. Entre ellos encontramos:

• Implantar o cambiar una prótesis mamaria para mejorar la forma o el tamaño de la mama reconstruida o de la mama sana.

• Reposicionar o reducir la mama sana para lograr una adecuada simetría con la mama reconstruida.

• Reposicionar o reducir la mama reconstruida para lograr una adecuada simetría con la mama sana.

• Añadir volumen a las mamas utilizando grasa de la propia paciente (lipofilling, lipomodelado o lipoescultura).

Lipomodelado o injerto de grasa
Es una técnica consistente en la extracción de grasa de la propia paciente mediante liposucción. esta grasa se procesa para eliminar sangre y otras sustancias distintas de la grasa y, una vez purifica- da, se transfiere a otra área mediante cánulas de infiltración para añadir volumen y así́ incrementar el tamaño, mejorar la forma, la textura y el perfil de las mamas.

Ha mostrado ser una técnica particularmente útil para el remodelado de las mamas porque:

• La grasa es extraída con cánulas de liposucción de zonas donde está en exceso (abdomen, caderas o cara interna de los muslos).

• Se procesa mediante centrifugado para extraer las células de grasa pura para poder implantarlas a modo de injerto en otra localización.

• Permite el remodelado de las mamas para terminar de ajustar el volumen, la forma o el contorno.

• Es una técnica relativamente no invasiva (utiliza pequeñas incisiones en la piel para poder introducir las cánulas).

• Puede ser realizada en varias ocasiones y conjuntamente con otros procedimientos o “retoques” que requiera la paciente (por ejemplo, la reconstrucción del complejo areola-pezón).

• Puede ser muy útil en reconstrucciones parciales de mama después de tumorectomía.

Reconstrucción mamaria en casos especiales

a) Reconstrucción parcial de mama
(Cirugía Oncoplástica de mama): en algunos casos de cáncer de mama, no es necesario quitar la totalidad de la glándula mamaria para el tratamiento del cáncer. En estos casos la cirugía que se realiza es una tumorectomía, cuadrantectomía o una mastectomía parcial en función de la cantidad de tejido mamario que se extirpa.

En los casos en los que se realiza tumorectomía (escisión amplia y localizada del tumor) no es necesario habitualmente una reconstrucción total de la mama.

Generalmente la tumorectomía va seguida de tratamiento complementario con radioterapia. Si es necesario alguna técnica posterior para conseguir simetría con la mama contralateral, puede realizarse algún procedimiento sencillo como el lipofilling para rellenar el volumen extirpado con autoinjerto de grasa de la propia paciente.

En los casos en los que se realiza cuadrantectomía (extirpación del cuadrante de la mama donde está localizado el tumor) o mastectomía parcial (extirpación de más de un cuadrante) se puede plantear técnicas reconstructivas con colgajos locales o lipofilling.

Si la mujer tiene una mama de gran tamaño, es posible llevar a cabo la cirugía con una extirpación amplia del tumor y remodelar el tejido mamario restante para recrear una mama de un tamaño más pequeño. en el mismo acto quirúrgico puede reducirse el tamaño de la mama sana para conseguir una correcta simetría. Esta técnica se llama “ mamoplàstia terapéutica “ y es ideal en los casos en que hay que realizar una mastectomía parcial, la paciente tiene mamas de gran tamaño, y desea o acepta un resultado final con mamas más pequeñas.


b) Mastectomía profiláctica
Algunas mujeres tienen un alto riesgo genético de padecer un cáncer de mama con el tiempo. Si tiene antecedentes familiares de varios casos de cáncer de mama a edades jóvenes, es probable que haya una base genética en su enfermedad.

Es posible la detección mediante test genético para saber si es portadora o no de los genes BRCA 1 y BRCA 2, que están relacionados con el riesgo de sufrir cáncer de mama y de ovario. La presencia de estos genes no implican que vaya a desarrollar el cáncer de mama inevitablemente, pero implican un riesgo oncológico más alto que en el resto de las mujeres que no lo tienen.

Otros factores de riesgo de sufrir cáncer de mama están relacionados con la radioterapia previa en la región torácica por otra causa o enfermedad.

Las mujeres con cáncer de mama unilateral, tienen un riesgo aumentado de sufrir cáncer de mama en la mama contralateral con el tiempo, según el tipo de tumor diagnosticado.

En todas estas situaciones puede plantearse realizar una mastectomía profiláctica o preventiva. Puede optarse también por los controles preventivos mediante mamografía o ecografía de forma alternativa con la intención de detectar de forma precoz un posible tumor.

En los casos de mastectomía profiláctica es habitual realizar una reconstrucción mamaria inmediata con cualquiera de las técnicas explicadas con anterioridad.

La reconstrucción del pezón y del área pigmentada alrededor del pezón (areola) es una decisión personal de la mujer.

Por lo general, esta reconstrucción se hace en un periodo de alrededor de 3 – 6 meses después de haber realizado la cirugía para reconstruir la mama, para dar tiempo a los tejidos de la mama reconstruida a adoptar la forma y caída definitivas, y permitir colocar el pezón en la posición correcta con respecto la mama contralateral para que queden lo más similares posibles.

Si va a recibir radioterapia como tratamiento complementario después de la reconstrucción mamaria, el cirujano esperará como mínimo 3 meses tras la finalización del tratamiento para plantear reconstruir el pezón.

Si decide llevar a cabo la reconstrucción del CAP (complejo areola-pezón), debe ser realista en cuanto a lo que la cirugía puede ofrecerte. Conseguirá́ una apariencia similar a un pezón–areola, pero no logrará restaurar la sensibilidad que previamente tenia. Con el tiempo, es posible que el pezón se aplane y se haga más pequeño y que la areola se despigmente.

La reconstrucción ideal del pezón y la areola requiere que la posición, el tamaño, la forma, la textura, el color y la proyección del nuevo pezón sean iguales a los del pezón natural. el tejido que se utiliza para reconstruir el pezón y la areola también se obtiene de su cuerpo. Por ejemplo, puede provenir de la mama recientemente creada, de parte del otro pezón sano, las orejas, los parpados, la región inguinal, la parte superior del muslo interior o los glúteos.

Es posible utilizar el tatuaje para igualar el color del pezón de la otra mama y para crear la areola.

Las técnicas más frecuentemente utilizadas para la reconstrucción del pezón son:

• Colgajos locales que utilizan la piel y grasa de la mama reconstruida, que se elevan y se suturan para recrear un pezón.

• Una porción del pezón de la mama sana puede ser trasplantado a la mama reconstruida (autoinjerto pezón).

Las técnicas más utilizada para la reconstrucción de la areola son:

• Tatuaje.

• Injerto de piel (se coge un fragmento de piel) de la ingle, próximo al labio mayor para conformar la areola alrededor del pezón. Esta piel está más pigmentada y consigue un buen resultado estético.

Reconstrucción Mamaria Diferida

La reconstrucción diferida de la mama significa que se comienza la restauración de la mama en una fecha posterior a la mastectomía.
En ocasiones, la reconstrucción inmediata de la mama no es recomendable o posible, habitualmente por el tipo de tumor o por la necesidad de radioterapia como tratamiento complementario u otros tratamientos adicionales.

Esta puede ser una mejor opción para algunas mujeres que necesitan radiación en el área del tórax después de la mastectomía. La radioterapia administrada después de la cirugía de reconstrucción de la mama puede causar problemas.

Entre los beneficios de esta técnica encontramos:

• El tratamiento del cáncer de mama puede ser completado sin demora.
• La cirugía se lleva a cabo en dos tiempos, lo que permite una más rápida y fácil recuperación después de cada uno de los procedimientos.
• Tiene tiempo de informarse y de considerar qué opción reconstructiva es la mejor opción en su caso concreto.

Más información sobre DIEP

¿Qué es DIEP?
El gran avance de finales de los años 90, es sin duda alguna la microcirugía de perforantes, el ya conocido DIEP. DIEP son las iniciales correspondientes a Deep Inferior Epigastric Perforator, que significa perforante de la epigástrica inferior profunda. Es la forma habitual de nombrar esta técnica de reconstrucción mamaria que nos permite realizar la reconstrucción mamaria utilizando ÚNICAMENTE la piel y grasa del abdomen, SIN destruir ningún músculo y SIN utilizar ningún material extraño para el cuerpo (implantes mamarios).

Para llegar a esta técnica han sido necesarios años de investigación en la anatomía de la microcirculación de los territorios cutáneos y el avance tecnológico y humano de la microcirugía. La técnica consiste en aprovechar el exceso de piel y grasa del abdomen de la mujer, que por sus características físicas de color, grosor y textura es la idónea para la reconstrucción mamaria, para poder realizar una nueva mama.

Esto lo realizamos mediante unas técnicas de disección microquirúrgica que nos permiten conservar el músculo recto abdominal en su totalidad, así como sus nervios. De esta forma evitamos que la mujer tenga como secuela una debilidad de la pared abdominal, tal y como ocurría con técnicas más antiguas (como el TRAM) precisando de la colocación de una malla sintética de refuerzo a nivel del abdomen.

También evitamos la pérdida funcional del músculo recto abdominal, así conservamos la totalidad del movimiento del abdomen, de esta forma las pacientes por ejemplo no tienen por qué perder la capacidad de incorporarse de la cama sin precisar de la ayuda de los brazos, o pueden seguir practicando deportes como la natación y el esquí sin dificultades. Este tejido que hemos sacado del abdomen lo llevamos al tórax, donde lo unimos a una arteria y a una vena mediante microcirugía para que tenga vascularización propia. Esto nos permite remodelar una nueva mama que, por color, tacto y comportamiento, será muy parecida a la contralateral.

Las mamas evolucionarán armónicamente; es decir, cuando la paciente adelgace la nueva mama adelgazará, si engorda aumentará su volumen, cuando la paciente envejezca y las mamas caigan lo harán de una forma simétrica. Es por tanto un tipo de reconstrucción duradera, que se integra absolutamente en el contorno corporal. La integración de la reconstrucción mamaria conlleva un doble beneficio, uno es que la paciente no debe someterse a continuos retoques ni a cambios de implantes a lo largo de su vida, y el otro, muy importante, es que la paciente puede olvidar con más facilidad el trauma que supone haber tenido que enfrentarse al cáncer de mama. Una vez recreada la nueva mama, cerramos la pared abdominal con el mismo cuidado con el que realizamos las dermolipectomías abdominales estéticas, logrando así una mejora del contorno del abdomen.

Este tipo de reconstrucción mamaria se realiza tanto en reconstrucción mamaria diferida (pasado un tiempo después de la mastectomía) como en reconstrucción inmediata (en el mismo acto operatorio que la mastectomía) dependiendo del tipo de tumor y de la indicación del oncólogo o especialista en patología mamaria. Una vez realizada la reconstrucción mamaria y dejado transcurrir un periodo de tiempo prudencial para que el tejido reconstruido se desinflame, pasaremos a reconstruir el complejo areola pezón mediante unas técnicas que se realizan bajo anestesia local y sin ingreso. De esta manera nos aseguramos poder localizar el pezón a la altura correcta para lograr una simetría con la otra mama

¿Soy una buena candidata a reconstrucción de la mama mediante un DIEP?
La mayoría de mujeres mastectomizadas pueden ser candidatas a un DIEP. Existen únicamente dos contraindicaciones absolutas. La primera sería ser una fumadora activa importante, por tanto la paciente deberá dejar de fumar por un periodo mínimo de 6 semanas antes de la intervención. Y la segunda contraindicación sería haber sufrido algún tipo de intervención quirúrgica previa en el abdomen que hubiese dañado la vascularización de la pared abdominal. Este segundo supuesto es muy poco frecuente, ya que la mayoría de intervenciones abdominales (vesícula biliar, histerectomías, apendicitis…) no dañan los vasos abdominales.

También hay mujeres en las que a pesar de no existir una contraindicación absoluta no sería la técnica mas recomendable. En este grupo entrarían mujeres que tienen una mama contralateral muy pequeña , no requieran radioterapia y desean aprovechar la intervención para realizar un aumento contralateral. También mujeres que teniendo un abdomen bien no desean añadir una cicatriz visible en el abdomen.

¿Cuáles son las ventajas del DIEP frente a otros tipos de reconstrucción?
El DIEP aporta una gran calidad de tejido, el más parecido a la mama natural, tanto en forma como en tacto. No da problemas de contracturas, evoluciona armónicamente con el resto de cuerpo y, lo más importante, no conlleva el sacrificio de ningún músculo, permitiendo a la mujer seguir disfrutando de la totalidad de su capacidad física y permitiendo una pronta recuperación postoperatoria. Además en algunos casos proporciona un beneficio estético para el abdomen ya que quitamos el exceso de grasa, como si se tratase de una lipectomía abdominal estética.
¿Cómo debo prepararme para mi reconstrucción de mamas?
Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos, hidratación de la piel de los senos previo a la cirugía, vitaminas y suplementos de hierro.

Toda medicación que pueda alterar la coagulación o el sangrado deberá suprimirse incluida la aspirina y derivados.

Deberá suspender el consumo de tabaco 6 semanas previamente a la intervención pues hemos detectado una mayor incidencia de necrosis grasa en fumadoras.

En la reconstrucción mamaria no es preciso transfundir sangre de forma pautada durante la cirugía aunque si se le solicitará reserva de sangre por si fuera necesario. En las reconstrucciones diferidas se puede practicar autotransfusión lo cual nos obliga a extracciones de sangre en las semanas previas a la cirugía.

Las pruebas preoperatorias deberían incluir un estudio de la vascularización de la pared abdominal. Nosotros recomendamos un escáner de multidetectores de alta resolución que aunque no aporta información sobre la circulación venosa ni sobre el flujo, permite un mejor entendimiento tridimensional de la morfología de la perforante y del trayecto de la misma. Esto último se traduce en una mejor selección de la perforante que escogeremos y un menor tiempo quirúrgico.

¿Cómo será el día de la reconstrucción mediante colgajo DIEP? ¿Qué puedo esperar?
La cirugía de mamas se realiza en un quirófano, dentro del Hospital Universitario Quirón Dexeus. La cirugía se realiza bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación que dura habitualmente entre 5 y 6 horas. Las horas siguientes a la intervención el paciente habitualmente permanecerá en la sala de reanimación  despierto para mejor control y monitorización. Podrá iniciar la ingesta de líquidos a las 6 horas después de finalizar su intervención Cuando llegue a su habitación podrá hablar con sus familiares aunque recomendamos que no acudan muchas personas a su habitación.. Llevará drenajes durante tres – cuatro días (Dos en abdomen y uno en la mama) Habitualmente tras 3 – 4 días de ingreso podrá abandonar el hospital.
¿Qué puedo esperar durante el proceso de recuperación?
Tras la cirugía es normal encontrarse algo cansado unos días, pero podrá hacer vida casi normal a la semana. Podrá ducharse en 72h. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita (Tomara medicación durante 10 a 21 días) a. El vendaje o los apósitos serán retirados el día del alta siendo sustituidos por un sujetador especial y una faja abdominal que deberá llevar durante 1 mes las 24 h del día y que solo se retirará para la ducha diaria.). Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.

Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas.

Las vistas habitualmente las realizamos semanalmente durante las 3 primeras semanas, posteriormente al mes, a los 3 meses y a partir de entonces una vez al año.

¿Cuáles son los riesgos propios de esta cirugía?
Los resultados suelen ser muy buenos. Sin embargo, siempre que se realiza una cirugía existen riegos, al igual que complicaciones relacionadas con este procedimiento en concreto. Las complicaciones tras la cirugía, como la infección o los trombos venosos pueden ocurrir, pero son raros. La infección se resuelve con antibióticos y drenaje, pero prolongará la estancia en la clínica. Los trombos venosos se previenen moviendo las piernas y levantándose tan pronto como lo permita la cirugía. Una mala cicatrización puede producir una cicatriz de mala calidad que, a veces, precisará una segunda cirugía. Los fumadores deben dejar de fumar unas semanas antes de la cirugía y deben ser advertidos de que el tabaco aumenta la posibilidad de complicaciones y retrasa la cicatrización. Se puede reducir el riesgo de que surjan complicaciones siguiendo cuidadosamente las instrucciones que le dé su cirujano plástico antes y después de la cirugía.

Necrosis del colgajo: Es el riesgo de que el tejido reubicado no “prenda” y muera. Un hecho relativamente poco frecuente, la muerte del tejido o necrosis, suele suceder poco tiempo después de la cirugía y exige la remoción del tejido trasplantado.

La necrosis total del colgajo se debe aun fallo de la sutura vascular, por trombosis arterial o bien venosa… En ocasiones, pueden aparecer necrosis parciales del colgajo, que generalmente son debidas a una mala elección de la perforante principal o a la falta de comunicación de la red venosa superficial. Si existe congestión venosa que pueda comprometer el colgajo se puede recurrir a la vena epigástrica superficial.

Necrosis grasa: Su incidencia es baja aunque aumenta en personas fumadoras…

Hernias y eventraciones abdominales son prácticamente inexistentes ya que se preserva la integridad de la musculatura abdominal.

Distensión de la pared abdominal: En ocasiones se puede observar en el plazo de un año abombamiento discreto de la pared con una repercusión exclusivamente estética.

¿Qué resultados puedo esperar?
Los resultados tras una reconstrucción mamaria suelen ser muy gratos para la paciente. Al igual que en la reconstrucción con implante mamario, las mujeres que estén considerando la reconstrucción mamaria con colgajos deben tener expectativas razonables respecto del resultado de la cirugía. La reconstrucción por cáncer de mama con colgajos puede restaurar el tamaño y el contorno, pero no dará como resultado un seno igual al que se extirpó. Asimismo, el nuevo seno no tendrá las sensaciones ni la sensibilidad de uno natural .La reconstrucción mamaria muchas veces significa un paso primordial hacia la normalidad, no sólo restituye un órgano perdido, sino que ayuda a recobrar la feminidad perdida y contribuye a olvidar la terrible lucha que se ha llevado contra la enfermedad. No interfiere ni en el tratamiento ni en el control de las pacientes, la prueba de ello es que cada día son más los oncólogos que recomiendan la reconstrucción mamaria. El objetivo del cirujano plástico es crear un nuevo pecho, lo más parecido a una mama natural. Para ello, a lo largo de los años, y a medida que iban avanzando las técnicas quirúrgicas y los conocimientos anatómicos, han ido apareciendo técnicas que permiten reconstrucciones de mayor calidad y más fisiológicas.